MI TELEFONO EN LOS ESTADOS UNIDOS:9416236058.
EMAIL:michelesimonperez@yahoo.es
1 SIXTO FELIX NOVO DESDE BOLIVIA.
2 SHARON NASH DESDE IRLANDA.
3 CARLOS (PICHI) BELICER DESDE VENEZUELA.
4 JORGE ALMEIDA DESDE PORTUGAL.
5 PEDRO NEVES DESDE PORTUGAL.
6 GUILLERMO HERNANDEZ MORONES DESDE MEXICO
7 MARCELINO (CHICO) RAMIREZ DESDE MEXICO.
8 NARMADHA NAVARRO GARCIA DESDE ESPANA.
MI NOMBRE ES MICHEL SIMON PEREZ,NACI EL 18 DE DICIEMBRE DE 1970,EN RANCHO BOYEROS,LA HABANA.CUBA.
MI CASA QUEDABA SITUADA JUSTO AL LADO DE LA FERIA AGROPECUARIA DE RANCHO BOYEROS.POR ESO DESDE NINO MI GRAN PASION POR LOS CABALLOS,LOS RODEOS Y LAS FERIAS.ESTE MUNDO ME ABSORVIO POR COMPLETO.DE AHI MI VIDA SIEMPRE VINCULADA A ESTE GREMIO AL QUE TANTO AMO.
DESDE MUY JOVEN COMENCE A PRACTICAR EL RODEO,DONDE PRACTIQUE DESDE LAS ACROBACIAS A CABALLO,LAS MONTAS DE TOROS,EL ENLANCE DE TERNEROS,DERRIBO DE RESES A MANOS,ORDENOS DE VACAS Y TODAS LAS DICIPLINAS DEL RODEO CUBANO.ME GRADUE EN 1993 DE LICENCIADO EN MEDICINA VETERINARIA.FUI DIRECTOR DE LOS EQUIPOS DE RODEO DEL PARQUE LENIN Y CIUDAD DE LA HABANA,POR MUCHOS ANOS.HOY ALEJADO DE ESTOS QUEHACERES LOS SIGO AMANDO COMO EL PRIMER DIAS.
 

ESTE ES UN SENCILLO RECONOCIMIENTO A TODOS LOS QUE HAN DADO LO MEJOR DE SI EN LOS RODEOS Y LAS FERIAS EN CUBA.COMO NO HAY CASI NADA RECOGIDO DE ESTA RICA HISTORIA HEMOS DECIDIDO PUBLICAR ESTA PRIMERA PAGINA DEL RODEO CUBANO.UNIENDO NUESTRO RODEO CON EL MUNDO.29 MARZO 2009.

 

- Gran Final Campeonato Cubano de Rodeo 2008-2009.

Campeonato Nacional de Rodeo y Coleo 2008-2009, que se prevé sesionen durante la semana entre el martes 31 de febrero (inauguración a las 8:30 pm) y el domingo día cinco (clausura a las 3:00 pm).

Enfrentamientos en los que vaquero y caballo son uno solo (“un binomio inseparable”, al decir de Luis Alfonso Cruz, de la Sociedad Cubana de Amigos del Caballo), en ellos participarán equipos ganadores de competencias anteriores iniciadas en las comunidades cubanas desde el nivel de base.

Como está establecido actualmente en Cuba, para llegar a esta fase concluyente, el torneo comenzó a partir de mayo de 2008 por los campeonatos desde el nivel de empresas, granjas y cooperativas agropecuarias, a lo largo de todo el país, que agrupan a los 3 mil 200 afiliados de la Sociedad de Vaqueros de Cuba, integrados a 146 equipos.

Luego vinieron los eventos municipales e intermunicipales y fueron integrados los equipos provinciales a partir de la puntuación individual de los vaqueros. Durante septiembre, octubre y noviembre, se hicieron las competencias triangulares por zonas, cada una de las cuales abarcaba varias provincias (occidental, centro occidental, central, centro oriental y oriental).

Los cinco campeones de esas triangulares fueron a una semifinal que se celebró en Sancti Spíritus entre febrero y el presente mes de marzo, y coincidió que resultaron vencedores los tres equipos de las provincias centrales que ahora llegaron hasta a esta etapa finalista. Más de 700 mil espectadores de las distintas provincias participaron desde las 5 triangulares hasta la semifinal.

Mencionados por su orden, del primero al tercer lugar, los triunfadores fueron Villa Clara (con un total de 22 mil 029 puntos y mil 376,81 de promedio entre los 16 rodeos efectuados); Sancti Spíritus: 21 mil 523,9 y promedio de mil 345,24); y Camagüey (20 mil 838,8 con media de mil 302,42).

Por la suma de resultados del total de rodeos de esos encuentros anteriores, los vaqueros distinguidos, fueron los siguientes:

En enlace, Juan Guerra Arrieta, campeón nacional (Camagüey, promedio de 12,8 segundos); derribo, Yasnier Rodríguez Carbonell (Sancti Spíritus, 5,04 segundos); monta, Yosdani Hernández Carrazana (Villa Clara, mil 003 puntos); Coleo, Pedro Campos Hechavarría (Ciego de Ávila, 301 puntos); lazo doble por parejas, Carlos Diego González y Beiquel Hechavarría Peña (los dos de Holguín, 24, 582 segundos) ; y carrera entre barriles, Yaíma González (Villa Clara, 19, 418 segundos).

El campeón nacional se define por el total de puntos acumulados desde que se iniciaron las triangulares hasta el último rodeo de esta final, de acuerdo con los resultados en los siete eventos competitivos.

Como, paralelamente, se desarrolla el campeonato individual, de esos enfrentamientos se seleccionan los 10 mejores vaqueros por cada una de las diferentes modalidades, que conformarán las dos selecciones de estrellas, Orientales y Occidentales.

Ellas sostendrán una competencia de 8 rodeos y de ahí se seleccionan, a su vez, los 5 vaqueros por modalidad para conformar el equipo Cuba, que participa en eventos internacionales organizados por países miembros de la Confederación Internacional , como se nota con la presencia hace poco de cinco representantes en Guatemala, o con la delegación que próximamente viajará a Costa Rica.

Modalidades y normas reglamentadas

Cada equipo tiene 23 atletas: 5 laceros (solo pueden invertir un máximo de hasta 25 segundos en la operación); 5 derribadores (no más de 30 segundos); 5 jinetes de toros (no menos de 8 segundos sobre el animal, sujetos de un pretal con una sola mano); 3 coleadores (puntuación por el tipo de caída del animal); tres parejas de ordeñadores (menos de un minuto); una pareja de lazo doble (30 segundos máximo); una pareja de muchachas para la carrera entre barriles (máximo de 25 segundos); una joven amazona o reina de la vaquería, más el director y el estadístico.

Para elegir a la “Amazona” del campeonato, se tiene en cuenta una puntuación final basada en seis actividades: la propia carrera de barriles, el movimiento en zigzag, el cambio de posta con bandera, el amarre de patas de terneros, los llamados “aires y andares” que muestren cabalgadura y jineta, y un examen teórico.

Los rodeos se efectúan en pistas con una norma de 80 metros de largo por 40 de ancho, que existen en las 14 provincias cubanas y el municipio especial Isla de la Juventud. Las hay tan antiguas como la de Guáimaro (desde 1929), o la del Parque de Ferias del capitalino Rancho Boyeros (1933), donde se celebran estas competencias finales. En total, en el país hay 267 pistas.

Evento en el que Cuba ratifica su tradición ganadera, dotado de suma rudeza, bravura y habilidad ecuestre, el rodeo tiene también sus narradores deportivos y artistas cómicos o payasos (“los salvavidas del vaquero”, le llaman algunos), quienes, con sus “monerías” (habilidades) se enfrentan valientemente al toro y lo distraen cuando este tumba al atleta y lo tiene a su merced.

Y sobresalen igualmente otros protagonistas del lado artístico del rodeo, como quienes practican las acrobacias a caballo, los floreos de lazo, y los amaestradores de animales, entre ellos Armando Sánchez, una estelar reliquia de esta última manifestación dentro del patio.

Sobre estos encuentros, sus escenarios y protagonistas, estadísticos e historiadores de estos campeonatos, tienen contabilizados algunos “números” y anécdotas interesantes, como es el caso de que a los toros se les lleva un récord individual

El hombre frente a la bestia

Es conocido que muchos de esos toros montados por vaqueros dedicados a esa especialidad son verdaderos mastodontes, tanto por su peso como por su fiereza. Algunos de ellos casi nunca pueden ser montados y muchos vaqueros han resultado víctimas de sus violencias.

Entre los más recordados, figuran el llamado Mariposa, que hace años saltó fácilmente la cerca de la pista de Las Tunas y se convirtió en un virtual peligro para el público, organizadores y participantes, o el llamado El Polaco, terrorífico enemigo de los 8 segundos sobre su lomo.

Hoy día, los vaqueros hablan de tres famosos: El Miura (mil 700 libras ), que recuerda a una de las ganaderías españolas más conocidas para el toreo; El Palomo, que de paz no tiene nada; y El 50, tal vez llamado así por su por ciento de salvajismo.

Claro que, deporte al fin, en cualquiera de estos eventos, los vaqueros pueden resultar accidentados, pero en la monta muchos han recibido fuertes golpes, fracturas y hasta heridas serias, sobre todo a causa de algunos toros de particular instinto agresivo.

En muchas ocasiones, después de derribar al jinete, que a veces está tirado en el suelo, indefenso, aunque protegido por su casco, y tratando de escapar desde la arena, dispersa sobre la pista para amortiguar los golpes, los toros tratan de patearlo con sus extremidades delanteras y de caerle encima con todo su peso.

Records cubanos por especialidad

Pero los sucesos ecuestres más legítimos se basan en criterios más aritméticos: los record históricos acumulados en estos campeonatos más importantes de que se tiene conocimiento son, en enlace, 7, 96 segundos ; en derribo, 3 segundos (dos veces en la historia); en monta, 93 puntos ; en barriles, 18, 68 segundos ; y en ordeño, 21, 2 segundos .

Para que los jueces de cada modalidad puedan determinar los ganadores, se aplican las mismas exigencias que en cualquier otro país, basadas en un denominado Reglamento y Normas del Rodeo Cubano, que a su vez emplea los principios del Reglamento Internacional del Rodeo, establecido cuando fue creada en 1998 la Confederación Internacional de Rodeo y Coleo.

Existen, igualmente, una Comisión de Ética y un Comité de Apelaciones, aunque no tienen derecho a ser apeladas las decisiones que no son medibles o contables, es decir que se asumen “por apreciación”.

Desde el surgimiento de la mencionada Confederación, Cuba lleva cuatro mandatos consecutivos siendo electa presidente de esa organización, integrada por 14 países: además de la Isla , Estados Unidos, México, Panamá, Costa Rica, Venezuela, Colombia, Argentina, Uruguay, Honduras, República Dominicana, Guatemala, Brasil y Canadá.

El vaquero cubano comienza desde niño

En Cuba, la mayoría de los vaqueros son trabajadores agropecuarios y se dedican al rodeo como aficionados. Los niños pueden comenzar legalmente a practicar algunas modalidades del rodeo, con cuidado y, si sus padres lo autorizan, desde los 6 años de edad. Luego llega su etapa juvenil, entre 12 y 16 años, edad esta última cuando pueden entrar a la categoría de mayores.

Una escuela habanera, el Instituto Politécnico Agropecuario Ruben Martinez Villena cuyos alumnos están vinculados al rodeo y hasta tienen un equipo, radica cerca del Parque de Ferias del municipio habanero de Rancho Boyeros, donde tienen lugar encuentros nacionales e internacionales con exposiciones y concursos ganaderos que seleccionan Campeones y Grandes Campeones entre los distintos tipos de ganados y razas.

“El vaquero siempre va a hacer falta, en la práctica cotidiana de la ganadería, tanto en Cuba como en el resto del mundo”, comenta Anadelio González sobre cierto período insular en que la tecnología invadió positivamente la ganadería y más de 2 mil 800 vaquerías de ordeño mecánico difundieron su modernidad por todo el país.

“Eso era bueno, pero al prescindirse del ordeñador manual, primar la vida moderna e imponerse otras razones, como la emigración para otras zonas y sectores, se perdió un tanto la cultura y tradición ganadera, comenzaron a escasear los trabajadores de esta rama agropecuaria y muchos de los que quedaron ya no sabían ni curar a un animal y hasta andaban en bicicleta en lugar de a caballo”.

Para este experto también hay que exigir la integridad de un vaquero, desde sus conocimientos y destreza para atender el ganado, hasta su vestimenta y amor por el caballo, su basto y su montura, que, si son buenos, le cuestan bastante.